Este avasallamiento de derechos nos da más fuerza para luchar juntos, como clase trabajadora

Las modificaciones unilaterales al Código Procesal Laboral y al decreto ley 560 (Estatuto del Empleado Público) que la Legislatura trató ayer en LAC (Legislación de Asuntos Constitucionales) de la Cámara de Diputados, son una concreta flagelación al derecho de defensa de los trabajadores frente a las sanciones de la patronal de turno. 

Estos cambios se inscriben dentro la reforma laboral que el Gobierno busca imponer para atentar contra la estabilidad laboral que posee todo trabajador estatal, mediante la aprobación dictatorial de la modificación del régimen disciplinario vigente. El cual estipula un período de los últimos 6 meses para ponderar sanciones o faltas registradas, pero con esta reforma se extendería a 5 años.

Sin olvidar, que esta reforma se podría interpretar también para tomar las adhesiones a medidas de fuerza como faltas injustificadas. Además, la patronal podría escribir con propio puño y letra los más de 700 despidos en sectores estatales de trabajo, donde según el relevamiento de legisladores oficialistas, ese es el total de trabajadores sumariados que pasarían de un día para otro a perder sus fuentes laborales.

Por eso, el Ejecutivo avanza rápidamente con estos proyectos a través de sesiones legislativas especiales, desconociendo todo tipo de reglamentaciones contempladas en la Constitución Provincial, la Nacional, los pactos internacionales y la OIT (Organización Internacional del Trabajo).

“Desde ATE vamos a presentar el pedido de inconstitucionalidad en la Justicia, porque estos aspectos deben discutirse y tratarse en los ámbitos paritarios, los mismos que el gobernador Alfredo Cornejo ha puenteado para asegurarse la aprobación directa en su escribanía, característica que se ha ganado en estos tiempos la Legislatura provincial, por la mayoría que allí tiene el oficialismo”, sentenció Roberto Macho, secretario general de ATE Mendoza.

“Es muy triste que se ataquen así los derechos de los trabajadores, pero nos da más fuerza para seguir adelante, apelando a la unidad de la clase trabajadora para luchar contra estas leyes que el Ejecutivo busca aprobar de manera avasallante”, consideró el representante sindical.