Guardaparques reclaman el cumplimiento de acuerdos paritarios

Trabajadores del sector estatal encargado de cuidar el sistema provincial de áreas naturales protegidas desarrollan medidas de fuerza, frente a la desidia que el Gobierno mantiene al no brindar respuestas concretas que ayuden a mejorar las condiciones de trabajo desfavorables denunciadas. 

“Hemos decidido convocarnos hoy en la Legislatura provincial, para que la sociedad se entere del conflicto que estamos atravesando, ya que siempre nos han acompañado, porque bien saben y entienden que la labor nuestra es cuidar el ambiente”, expuso Andrés Castro, guardaparque delegado de ATE.

Cabe aclarar, que “durante todo el año hemos apostado al diálogo con el Gobierno, pero finalizando el 2017 no tenemos aún ninguna respuesta a nuestros reclamos”, explicó el representante gremial.

El pase a planta de compañeros contratados constituye uno de las reivindicaciones centrales que posee el sector. Los compañeros quieren trabajar en condiciones laborales dignas, pero la patronal no cumple lo que firma.

Recordemos que hay un acuerdo paritario logrado en 2014, donde el Gobierno se comprometió a pasar a planta permanente del Estado a los compañeros que tenían contratos de locación de servicios previos a esa fecha, pero nunca lo hizo.

Otro de los reclamos es la falta de infraestructura y de personal en las áreas protegidas.

“La zona sur de la provincia es la que más afectada está, donde por ejemplo existen casas de Guardaparques con centros de visitantes sin estrenar, porque no hay trabajadores para que las habiten y se encarguen de proteger esas áreas”, indicó el delegado de ATE.

Sin olvidar, que en Parque Aconcagua continuamos con el problema del refugio, el cual antes de la apertura de temporada, se lo llevó una avalancha. Un año después, Plaza de Mulas sigue sin refugio.

Entonces, “los compañeros que cumplirán funciones allí, lo tendrán que hacer en carpas, bajo las condiciones desfavorables que la zona implica: el campamento está ubicado 4.500 metros sobre el nivel del mar, con temperaturas extremadamente bajas, viento blanco, falta de servicio médico, entre un montón de otras consecuencias adversas”, concluyó Andrés Castro.