Adherimos a la lucha de ATE Córdoba contra el cierre de Fabricaciones Militares

Desde CDP de ATE Mendoza, expresamos nuestra solidaridad y nos hacemos parte de la lucha que están llevando adelante los compañeros contra el ajuste y el vaciamiento que el Gobierno impone. El sector permanece en alerta y movilización permanente, mientras mañana, viernes 3 de noviembre, hará PARO nacional.

“Acompañamos a los trabajadores que durante décadas han hecho posible la industrialización y el reconocimiento de las fabricaciones militares. Entendemos que las políticas neoliberales de ajuste que están llevando adelante los gobiernos han vaciado paulatinamente los organismos productivos del Estado”, pronunció hoy Roberto Macho, secretario general de ATE Mendoza. 

Sin dudas, “manifestamos nuestro compromiso con participación activa en las próximas medidas de acción directa que los trabajadores realicen, porque ATE es uno y juntos podemos enfrentar mejor el ajuste y el avasallamiento que el pueblo argentino está sufriendo”, puntualizó en este sentido el referente sindical.

Por su parte, Liliana Salerno, secretaria general de ATE Córdoba y trabajadora desde el año 1977 de Fabricaciones Militares, agradeció el apoyo expresado y nos contó algunos detalles precisos que ayudan a entender el malestar y la desesperación que reina en las bases precarizadas:

“Después de la privatización que aplicó el menemismo en los 90, de las 14 fábricas militares, quedaron nomás 4. Pero durante el kirchnerismo se abrió una nueva dependencia en Jáchal (San Juan).

Durante muchos años quedamos expuestos al cierre, pero tuvimos un repunte laboral en el período anterior, más allá de los serios problemas que tenemos, ya que contamos con más del 80% de los trabajadores contratados. Y de los efectivos, la mayoría estamos en condiciones de jubilarnos. Lo vamos a hacer porque queremos darles espacio a los jóvenes, pero también porque sabemos que se viene una reducción de personal con bajas de contratos de hasta 600 trabajadores.

Córdoba tiene dos fábricas, una en Villa María y otra en Río Tercero, la cual siempre ha mantenido condiciones para trabajar con la industria privada, con otro tipo de producción, ya que lo nuestro no ha sido simplemente producción bélica. Porque la parte mecánica tuvo siempre producciones civiles, como por ejemplo los arcos para el socavón de Río Turbio.

Pero ahora nos han quitado todo y nos han bajado los contratos. Nosotros también fabricábamos vagones, pero el Gobierno hace caer todo: no compran insumos; no pagan proveedores; incluso, se ha pedido una ampliación presupuestaria de casi $700 millones al Tesoro de la Nación para poder pagar sueldos hasta diciembre.

Los compañeros quieren trabajar, pero no pueden por la falta de materia prima. La patronal quiere reducir y nos dejan en el limbo, para después decir: esto no produce, hay que privatizarlo o tiene que cerrase.

El vaciamiento es indiscutido y se acrecienta con el correr de los días. Estamos en una situación terrible y desesperante. Estoy con un ataque de nervios, porque me parece mentira volver a pasar por lo mismo. Mañana cumplimos 22 años de la explosión de Río Tercero que nos devastó (rememora, entre lágrimas).

Si el presente es de lucha, el futuro es nuestro…

Vienen por todo, pero vamos a luchar hasta el final contra el ajuste y la privatización que buscan imponer, cercenando los derechos de los trabajadores.

Mañana hay PARO total en Fabricaciones Militares, con la marcha de todas las fábricas hacia Buenos Aires, primero manifestándonos en el Ministerio de Defensa y luego en el de Modernización”, concluyó la compañera.